La Técnica Pomodoro, mi tesis y la OMM

Hace tiempo estaba en uno de esos ratos de ocio, viendo qué encontraba en los foros. Estaba en un foro acerca de cómo estudiar mejor piano. Venían varios posts con ideas buenas, por ejemplo, había uno que daba la sugerencia de que desde el principio debes de intentar interpretar con ambas manos. Hubo un post que me llamó particularmente la atención: “Using the Pomodoro Technique for Studying Piano”. De modo que le di click para satisfacer mi curiosidad y comencé a leerlo. La persona que inició la discusión preguntaba si era buena idea usar la “Pomodoro Technique” para estudiar piano. No recuerdo muy bien qué opinaba la gente al respecto, lo que sí recuerdo es que luego me puse a buscar en qué consistía esa técnica.

Mi primer parada fue Wikipedia. Resulta que la Técnica Pomodoro es una técnica para estudiar. La persona que la inventó fue Francesco Cirillo, un italiano, que descubrió que es buena idea usar un reloj de cocina (de estos que hacen tic tic tic tic…) para estudiar. El nombre viene del italiano pomodoro que significa jitomate, pues precisamente estos relojes de cocina usualmente tienen forma de jitomate. Este hombre se dio cuenta (como lo han hecho otros antes) que la mente aprende y trabaja mejor tomando descansos esporádicos, así que ideó una técnica para estudiar para sus exámenes la cual posteriormente perfeccionó.

La técnica consiste en trabajar en “pomodoros” que son unidades de tiempo que contemplan cierto tiempo de trabajo y cierto tiempo de descanso. La duración de un pomodoro son 25 minutos de trabajo y 5 minutos de descanso. Se hacen varios de estos pomodoros en un bloque.

¿En qué consiste?

Para practicar la Técnica Pomodoro se necesitan un lápiz, un papel y un reloj de cocina. Un bloque consiste específicamente en lo siguiente:

  • Tomar el reloj de cocina y ajustarlo para que suene en 25 minutos.
  • Trabajar por 25 minutos.
  • Al sonar la chicharra hay que marcar con una X en el papel el pomodoro que acaba de pasar.
  • Tomar un descanso obligatorio de 5 minutos

Este proceso se repite varias veces para acabar la actividad que quieres. Tras cuatro bloques es recomendable tomar un descanso más grande, como de 15 minutos.

¿Por qué funciona?

La parte fundamental de la Técnica Pomodoro es tomar el descanso de 5 minutos obligatoriamente justo en ese momento. Quizás la mente esté pasando por un proceso de entendimiento o por un proceso creativo, pero es un proceso que definitivamente regresará reforzado tras los 5 minutos. Se pueden aprovechar esos 5 minutos para ir por agua, acomodar el escritorio, restirarse, leer algunos chistes, etc. Cualquier cosa que distraiga a la mente unos momentos de lo que se está haciendo. Este descanso ayuda a que la mente asimile mejor la actividad.

Hay algunos otros factores secundarios que hacen que la técnica funcione. Uno de esos es usar el tiempo a tu favor en vez de a tu contra. Muchas veces cuando tienes que hacer algo sientes la presión de que el tiempo avanza hacia la fecha en que hay que entregarlo y esto causa estrés. Cuando decides trabajar por 25 minutos es comprometerte a usar ese tiempo para trabajar en lo que tienes, y no es un sacrificio muy grande trabajar por ese periodo de tiempo. El hecho de que el tiempo “corra hacia atrás” da la sensación de que tienes un mejor control de la situación.

El tic tic tic tic del reloj de cocina puede ser un poco distractor al principio. Pero una vez que intentas la técnica este sonido comienza a ser relajante. Es como un recordatorio de que en ese momento “estás aprovechando el tiempo”.

La Técnica Pomodoro y mi tesis

La Técnica Pomodoro me la encontré poco antes de trabajar en mi tesis de licenciatura (digamos, un par de meses antes). Hubo un largo periodo en el cual no trabajé duro en la tesis, como un semestre, pues estaba buscando temas que me interesaran y así. Ya que decidimos mi tutor y yo trabajar en el Problema del Ángel de Conway, comencé a bajar los artículos que tenía que leer (por cierto, escribí acerca de mi tesis en Imperio de la Ciencia, un blog bien padre dedicado a la divulgación científica).

Pensé: “Vaya, este es un muy buen momento para aprovechar lo que aprendí de esa técnica de estudio hace algunos meses”. Comencé a trabajar en la tesis con la técnica y funcionó de maravilla. Pero aún tenía algunos problemas: en el semetre tenía otras actividades que hacer y no me podía concentrar (o bueno, viéndolo en retrospectiva, estaba evadiendo trabajar en la tesis bien). Así, al llegar semana santa decidí hacer un “retiro de tesis”.

Me puse a trabajar toda la semana santa en la tesis usando la Técnica Pomodoro. No exagero si les digo que esa semana avancé un 50% de la tesis, dejándola como en un 80%. Osea, realmente eso de descansar me permitió ser muy productivo. El 20% restante ya fue más o menos sencillo haciéndolo durante lo que restaba del semestre.

La Técnica Pomodoro y la Olimpiada de Matemáticas

Como entrenador nacional de la Olimpiada de Matemáticas he incorporado poco a poco la Técnica Pomodoro a los entrenamientos nacionales. Hay algunas observaciones que he hecho al respecto.

Es conveniente usar la Técnica Pomodoro durante la resolución de problemas. Se ponen problemas a los alumnos y trabajan en intervalos de 25 minutos con descansos de 5. Llevo mi reloj de cocina (o recientemente, mi celular) para marcar estos intervalos.
Hay que insistir en que los descansos son obligatorios. Esto trae buenas consecuencias. Muchas veces los alumnos están justo en medio de una idea y el descanso obligatorio hace que cuando vuelvan a trabajar la ataquen con muchas ganas.

No es conventiente tomar el tiempo cuando se está dando clase o cuando los alumnos están explicando soluciones. En estas ocasiones siento que la interrupción que se crea sí es innecesaria.

Jugar “ahorcado” o “cuadritos” es una forma muy buena de usar los 5 minutos del descanso. “Ahorcado” saca a los estudiantes del pensamiento matemático pues los hace pensar en letras y en palabras. También se puede jugar alguna actividad física corta.

Ok, entonces ¿cómo empiezo?

Si quieres empezar ya, puedes intentarlo ahorita mismo. Puedes conseguir un reloj de cocina o bajar un programa de internet (por ejemplo Tomighty, http://www.tomighty.org). Toma un papel, un lapiz y comprométete a trabajar 3 pomodoros en algo que tienes que hacer. Dale la vuelta al reloj y ¡listo!

Puedes conocer más acerca de la técnica en su página (http://www.pomodorotechnique.com/) . Tienen playeras y otras cosas. Resulta que puedes tomar un curso avanzado de la técnica y hasta te puedes certificar. Pero creo que lo más provechoso para aprender bien bien la Técnica y la filosofía detrás de esta técnica es bajar el libro electrónico que está en su página.

¿Sabes de alguna otra forma de estudiar productivamente que nos puedas recomendar? ¿Te ha servido la Técnica Pomodoro?

Crédito de foto del jitomate: photon_de / CC BY 2.0
Crédito de foto de libreta: Paul Worthington / CC BY-NC 2.0

12 pensamientos en “La Técnica Pomodoro, mi tesis y la OMM

  1. Luis

    Me gusta mucho esta entrada. He intentado practicar esta tecnica pero me salen poquitos pomodoros todavia jaja, queria saber aprox. cual seria el numero de pomodoros apropiado por dia? hay un maximo recomendable? muchas gracias por compartir esta tecnica, me gusta mucho

    Responder
    1. LeoLeo Autor

      Gracias por el comentario. Empieza con 1 por día. Si logras esto, pásate a los 4 de un bloque por día. En esta etapa hay que quedarse un buen rato, pues es donde hay que agarrar la costumbre. Poco a poco vas a poder hacer varios bloques al día (digamos, cuatro, osea 16 pomodoros). Ya llegando a esta etapa es que ya puedes hacer muchos. Pero eso no significa que tengas que hacer todos esos diario. Más bien, luego viene una etapa de aprender a identificar el trabajo que tienes que hacer, el tiempo que te necesita y finalmente organizarte para saber cuándos pomodoros tienes que hacer. Saludos.

      Responder
  2. Jacob Salazar

    Hola,

    He utilizado los ‘pomodoros’ para distintas actividades y para muchas me parece bastante bueno, sin embargo en cuanto a la solución de problemas tipo olimpiada no me agradó. Me desesperaba por tener que pausar cuando quería seguir persiguiendo la idea hehe. Hora ya hace ya tiempo de esta entrada en tu blog, consideras aún que es una técnica efectiva en el ámbito de la olimpiada?

    Muy buen aporte. Saludos.

    Jacob

    Responder
  3. Pingback: ARTÍCULO: El tomate que nos ayuda a concentrarnos. Por Diego González Algara | El Oriente

  4. Pingback: El tomate que nos ayuda a concentrarnos | Revista Educación, Tecnología e Idiomas

  5. Ángel Gabriel

    Me parece interesante esta técnica, ¿qué tan buena es para los problemas de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas? La quiero poner en práctica para resolver problemas que lleven mucho tiempo.

    Responder
  6. Juan Rodríguez

    ¿En los cinco minutos de descanso se puede hacer un repaso oral de lo leído? Digamos que yo cuando terminó de estudiar un subtema me explicó a mi mismo lo que entendí, pero mi duda es si eso debo hacerlo dentro de los 25 minutos o también puedo hacerlo en los 5 minutos de descanso, puesto que se me ocurrió porque creo que es un cambio de actividad, porque no estaría leyendo sino recordando el tema.
    Otra pregunta ¿en los 5 minutos se puede realizar una tarea escolar si digamos que en los 25 minutos estuve leyendo?

    Responder
    1. LeoLeo Autor

      Hola Juan: En los 5 minutos de descanso la idea es realmente descansar del estudio. Si quieres agregar un tiempo para repaso, puedes hacerlo en los últimos 5 minutos de cada 25.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *