El Ajedrez

El peón, lucha desde su casilla, dándole sentido a su existencia.
Los caballos y alfiles, ágiles guerreros, defienden flancos y protegen la posición.
La torre. La torre observa desde las alturas y se mueve veloz. Para atacar y para defender. Es un guerrero fundamental.
La reina, como leona, va en la búsqueda de presas. Las ve de lejos. Las toma desprevenidas. Es símbolo del poder de la
realeza.
Ninguno de ellos, por supuesto, vale nada si se pierde el Rey. El Rey, con mayúscula, es la pieza fundamental. La cabeza del ejército.

¡Qué sincronía! ¡Cuánta organización! Las piezas se mueven en el tablero, desarrollando sus papeles, jugando su juego. Pero después de todo, todas ellas, incluyendo al Rey, están sometidas a una voluntad mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *