Da un paso hacia atrás

Esta es una entrada traducida de la serie Raw Nerve de Aaron Swartz.

Por casi toda mi vida, vi mi trabajo como simplemente hacer buenas elecciones. Yo era el que elegía, y mi tarea era hacer la mejor elección de las opciones que la vida presentaba. Podía jugar con este amigo o con ese otro, ir a esta universidad o a ésta otra, aceptar esta oferta de trabajo o la otra.

Incluso lidiaba con mis problemas de esta manera. Si alguien me estaba molestando, elegía evitarlo. Si algo me molestaba, elegía dejar de pensar en eso. Casi todo el tiempo mantenía mi mirada en lo que estaba frente a mi.

Pero recientemente he empezado a apreciar las virtudes de dar un paso hacia atrás e intentar ver la imagen por completo. En vez de simplemente tomar la mejor opción, intento inventar algunas nuevas. En vez de simplemente evitar las cosas que me molestan, comencé a hacer planes para arreglarlas.

Me ha causado una sensación extraña. Me siento más en control de mi vida, más capaz de enfrentar mis problemas. Siento que estoy construyendo mi propio destino en vez de estar tomando una ruta. Es difícil de explicar, pero es un sentimiento como de que me estoy volviendo más fuerte – no físicamente, sino psicológicamente. Se siente bien. Siento que estoy creciendo como persona.

Entonces empecé a preguntarme: ¿Hay más cosas ahí de donde vinieron estas? Me di cuenta que nunca me he dejado de preguntar si puedo volver mejor en la vida. Después de todo, en mi día laboral, constantemente estoy buscando nuevas maneras para aprender y crecer – leer los últimos libros y artículos en mi área, hablar con otras personas con trabajos similares y escuchar qué les ha servido a ellos. ¿Por qué no hacer lo mismo para la vida?

Resulta que es sorprendentemente difícil. La vida no viene con un manual de instrucciones y los consejos que los papás dan están por todas partes. La televisión y los periódicos no ofrecen mucho más que algunos trucos rápidos y nunca vi un curso de esto en la escuela. Hay libros de auto-ayuda y cursos de mejora personal, por supuesto, pero parecen ser demasiado prácticos: se tratan muy poco acerca de enfrentar los problemas difíciles y son más del estilo ¡Ánimo, levántate y continúa! Y también está esta filosofía de La Buena Vida, pero parece ir demasiado en la otra dirección: en realidad hay muy poco ahí para que alguien lo pueda aplicar de manera práctica.

Los blogs son una mezcla extraña. Hay algunos blogs de “life hacks”, que están llenos de trucos y atajos que parecen causar más problemas de los que resuelven. Hay blogs anti-postergación, en donde el autor tiene un flujo constante de epifanías que parecen siempre recaer en “simplemente evita las distracciones y ponte a terminar cosas”. Y están los charlatanes, que te dicen que tus sueños más salvajes pueden volverse realidad si tan sólo siguieras su consejo patentado.

Así, en vez de un lugar obvio al cual acudir, simplemente he estado encontrando pequeñas piezas en toda clase de lugares extraños: experimentos psicológicos, libros de negocios, filosofía, autoayuda, matemáticas y mis amigos. Pero como no hay ninguna comunidad alrededor de estas ideas, es muy difícil discutirlo con la gente (intentar persuadir a otras personas para que se interesen en lo que te interesa es poco más que un juego).

Así que supongo que simplemente empezaré a escribir acerca de esto aquí y veré si a alguien le importa. Tal vez crezca en algo, pero incluso aunque no lo haga al menos me ayudará a aclarar mis pensamientos y con un poco de suerte obtendré algunas buenas sugerencias para seguir leyendo.

No tengo un nombre para esto de lo que estoy hablando o siquiera una buena idea de qué es. Tengo la esperanza de que se aclare con la práctica, pero mientras tanto, ¿qué te ha ayudado a mejorar en la vida? – a pensar, decidir, trabajar, pensar. Ya sea un atajo, una técnica, un libro o una persona. Me encantaría si pudieras escribir lo que más te ha ayudado en los comentarios.

La siguiente entrada en la serie es Cree en que puedes cambiar.

Un pensamiento en “Da un paso hacia atrás

  1. Judith

    Antes que nada, creo que eres muy generoso por compartir estas ideas con otros seres humanos y realmente me dieron ganas de decírtelo.

    Por otro lado, aunque la pregunta que haces al final de esta entrada es muy difícil de contestar, sí me vienen a la mente dos cosas:
    algún día una profesora dijo que de lo que se trata la vida es de “entender más”, y lo decía en un sentido muy amplio… Si algo siento que ha hecho una diferencia para mí a veces, es, después de un enojo o un malentendido, tratar de entender, en el sentido serio de la palabra, la posición y el contexto de las otras personas, que los hacen pensar y actuar de una manera diferente a la nuestra.

    Lo que día a día sigo intentando aprender, preo creo que sin duda me hace feliz cuando logro ponerlo en práctica, es intentar darle a las cosas la dimensión que tienen… Ni más, ni menos…. Resultan ser pocas las cosas que me parecen realmente importantes y que muchas veces se reducen al bienestar de las personas a las que quiero y al mío propio. Evitar discusiones sin sentido, a menos que el sentido de la discusión sea discutir; aprender a conocer exactamente qué cosas me gustan y cuáles no, y evitar las que no me gustan, ya sea arreglando una situación que puede mejorar, o ignorando una situación desagradable que ni siquiera merece atención…
    No siento estar escribiendo cosas con sentido ya, así que concluyo con un gran saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *