Archivo de la categoría: Reflexiones

Posts reflexivos

Más detalles de la Olimpiada Internacional de Matemáticas

Introducción

En otras ocasiones en el blog ya he platicado de la Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés). Una vez platiqué de la participación de México en la edición número 53 de la competencia. En otra ocasión lo mencioné como parte de un breve ensayo acerca del valor de las matemáticas. Desde hace tiempo había querido escribir más a detalle acerca de lo que pasa en cada edición. Resulta que lo acabé haciendo sin querer.

Inicialmente esta iba a ser una entrada de blog acerca de mi experiencia como coordinador en la IMO 2017, pero me di cuenta de que para que las cosas tuvieran sentido primero tendría que escribir más acerca del formato de la competencia. Comencé escribiendo una introducción para esa entrada pero, por su longitud y algunas tangentes que tuve que tomar, decidí que sería mejor convertirla en una entrada por sí misma. Sigue leyendo

Escrito de Harry Potter en El Aleph

Este es un escrito que mandé hace diez años a un pequeño concurso de la entonces revista estudiantil de la Facultad de Ciencias de la UNAM, el Aleph. El escrito ganó el concurso, por lo cual me dieron una copia del libro siete. Aunque ya lo tenía y ya lo había leído, guardé el libro con mucho cariño.

Viendo el escrito hacia atrás, se ve algo simple. De cualquier forma, me sigue trayendo buenos recuerdos.

Por aquí y por allá

Para todos lados a donde volteo hay gente con túnica o capa de Quidditch. Algunos niños juegan con sus varitas mágicas aventando hechizos inofensivos a otros niños. Un poco más allá escucho personas que no quieren nombrar a Quien No Debe ser Nombrado. Y no, no estoy en un mundo ficticio. Estoy en éste, el mundo real, el cual ha sido invadido por la magia que se filtra a través de los siete ya famosos libros de J. K. Rowling: la saga de Harry Potter.

Sin embargo, el impacto mundial de Harry Potter va mucho más allá de fans representando el mundo mágico. ¿Quién no ha escuchado que los libros de Harry Potter han creado una generación de niños lectores? Claro, quedarse sólo con esta observación sigue siendo quedarse corto. Harry Potter lleva más de por medio. El conocer a historia de este joven mago se ha convertido hasta cierto punto en una necesidad sentimental de miles de personas. No hay un solo fan que no haya esperado con ansia la llegada del séptimo libro.

Pero esto no se queda en la literatura. Podría continuar mencionando a las películas, decepción de algunos pero tesoro de otros, las cuales aun con sus limitaciones han procurado apegarse a la historia.  Más aún, la magia ha pasado por tantos aspectos de la vida que se requeriría otro libro completo para documentarlos: videojuegos, mochilas, ajedreces, ropa, accesorios, bolsas, álbumes, kits de magia. La lista sigue y sigue debido a que sí hay gente interesada en adquirir estos artículos.

La gran pregunta es ¿por qué?, ¿qué hizo Rowling para cautivar un público tan grande y mantenerlo atento por poco más de siete años? Razones hay muchas, y diferentes autores opinaran diferente, pero desde mi punto de vista Rowling creó un personaje único en el cual mucha gente se siente representada. Mas no es el típico personaje repetitivo, Rowling lo hizo evolucionar. El Harry niño es muy diferente al Harry ligando con Cho o al Harry que se atreve a lanzar una Maldición Prohibida. Al lector le agrada ver que el personaje evoluciona a través de las experiencias y problemas que vive, tal como se hace en la vida real.

En fin tomando todo esto en cuenta vemos que Harry Potter impactó al mundo como pocas cosas lo han hecho o lo harán. Concluyo confesando que Harry Potter ha sido también muy impactante en mi vida. Pocas cosas me han hecho dirigir mi cepillo de dientes a alguien y exclamar Expelliarmus o susurrar Alohamora al pasar por una puerta automática.

Veintiocho

Hace poco un amigo en Israel me preguntó “en el fondo ¿qué se celebra cuando uno celebra su cumpleaños?”. Por supuesto, la fecha está asociada con la fecha de nacimiento, pero ¿cuál es el significado? Cada quien tiene derecho a tener su propia respuesta y celebrar por su propia razón. Hay quienes piensan que es una celebración anual del hecho de haber nacido, como las celebraciones de día de la independencia. Hay quienes, desde un punto de vista nihilista, opinan que celebrar un año más de vida es celebrar un año menos de vida. También se puede opinar que, como en año nuevo, es una celebración para recibir a un año que va llegando.

En realidad nunca me lo había preguntado yo mismo y creo que con el paso de los años he cambiado de opinión. Este año ha sido particulamente bueno, y me parece que hay una alternativa más: en el cumpleaños también se puede celebrar y agradecer todo lo que ocurrió en el año anterior.

Desde ese punto de vista, hace falta hacer una aclaración. Cumplir una edad específica quiere decir haber vivido esa cantidad de años. El ejemplo más fácil es cuando cumplimos un año: llevamos exactamente 12 meses en el mundo. De esta forma, al cumplir 28 años se puede pensar, si se quiere, que es momento de agradecer lo que pasó en el año 28 de vida.

Quizás mi mejor forma de expresar este agradecimiento es a través de las matemáticas. En teoría de números, el 28 es un número especial: es un número perfecto. Se conoce como “números perfectos” a aquellos que son iguales a la suma de sus divisores positivos propios.  El número 28 cumple esto pues sus divisores propios son 1, 2, 4, 7 y 14.

Quizás sea algo extremo decir que uno vivió un año perfecto. De hecho quizás hasta puede ser peligroso creer que nada puede mejorar. Pero para mi este año fue muy cercano a esto. Tras terminar el doctorado, el año comenzó con una vida propiamente profesional como investigador, a través de un postdoc. Esto me llevó a tierras lejanas, en donde he conocido una cultura y un lenguaje muy diferentes y muy interesantes. El año también trajo un gran reconocimiento de la trayectoria que he recorrido mediante un premio internacional. Y como cereza en el pastel, el proyecto de Olimpiadas Universitarias que impulsé finalmente llegó a una de las metas que tuve desde el inicio: que México llegara a la cima de la competencia.

Ahora, es cierto, este año extrañé a mi familia y amigos, y me encantaría poder estar más cercanos a ellos. Cerca de los proyectos en México. Pero con respecto a esto, estoy seguro de que esta es una etapa temporal, y de que las experiencias vividas serán fundamentales para mi vida cuando regrese.

Ahora comienza el año 29 de vida. El número 29 también tiene otras propiedades matematicas interesantes, por ejemplo, es un número primo.  Y otros números también lo son. Quizás una de las partes bonitas de mi profesión es poder encontrarle a los números algún significado más allá de una cadena de cifras. Una especie de zodiaco matemático que nos hace creer, sin justificación formal, que una particularidad abstracta se traducirá en una especie de amuleto.

Esperemos que los siguientes años sean interesantes, como cada uno de los números. Ya veremos qué nos trae el futuro.

Algunos puntos sobre plagio y la tesis de moda

Habiendo escrito un par de tesis y revisado otra, con el trabajo que ello conlleva, creo poder decir un par de cosas acerca del tema de plagio que se discute actualmente. Sé que entre los varios defectos que tiene “el susodicho” este asunto parece “pequeño” en comparación. Pero síganme la corriente un rato, y si al terminar de leer están en desacuerdo con algún punto, me encantaría saberlo en los comentarios (aquí o en el Facebook) para ver otros puntos de vista.

 Sobre el acto en sí

1. La tesis, en la versión presentada, cumple prácticamente todas las definiciones actuales de plagio académico: hay (mucho) material que el autor no deja claro si es suyo o no.

Sigue leyendo

Reflexiones sobre el Doctorado en Matemáticas

El Doctorado en Ciencias Matemáticas ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida. Cuando terminé la licenciatura me encontré con la dificultad de tomar una de las “grandes decisiones de vida”. ¿Qué quiero hacer? ¿Realmente quiero seguir con el posgrado? Lo dudaba pensando en el impacto que esto tendría: especializado pero limitado. Como alternativas, en mi mente rondaron algunas ideas como una maestría en finanzas o economía, o alguna profesión relacionada con la programación. Después de platicar con conocidos y considerar varias opciones, el doctorado directo pintó para ser una opción flexible y decidí intentarlo “para ver qué tal”.  Sigue leyendo