Archivo de la categoría: Matemáticas

Posts de matemáticas, la ciencia más cercana a las artes.

Seis preguntas y respuestas acerca de los postdocs

Hice el doctorado mediante un programa conjunto entre la UNAM y la Université de Montpellier en Francia. Al terminar, la principal recomendación de mis contactos académicos fue seguir con estancias postdoctorales, de preferencia en el extranjero.

Al inicio tomar una decisión de este estilo y cambiar de etapa de vida se ve como algo complicado. Escribo esta entrada para contar acerca de mi experiencia, de cosas que he entendido y de cosas que me han ayudado en la posición de postdoc que estuve en Israel y en la posición actual que tengo en París. Personalmente soy matemático, pero he platicado con postdocs de varias áreas y en esta entrada intento ser lo más general posible para que sea de ayuda a todas las áreas.

He decidido seguir un formato de preguntas y respuestas que, si bien no necesariamente me han preguntado, espero que ayude a encontrar respuestas a quien lo busque en el futuro.

¿Un postdoc es estudio o trabajo?

Esta es la pregunta que más frecuentemente harán los amigos y familiares. Yo mismo me la he hecho varias veces. E incluso los gobiernos tienen opiniones divididas. Por ejemplo, para el postdoc en Israel necesité una visa de estudiante. Para el de Francia una de empleado.

La palabra «postdoc» es engañosa: da la apariencia de que un postdoc es un grado, como la maestría o el doctorado. Simplemente suena a un grado después del doctorado. Y si bien en un postdoc hay que aprender muchas cosas (usualmente por cuenta propia), en realidad no es un grado. Al final del no es necesario entregar una tesis, ni hay exámenes. En muchos sentidos prácticos, un postdoc es trabajo: te pagan, tienes un jefe, hay una cierta expectativa de que tengas publicaciones científicas, tomas café.

Mi manera favorita de pensarlo es así. El postdoc es un trabajo temporal , entre el estudio y una plaza, que da un periodo de gracia con pago, para desarrollar el círculo académico y pulir las habilidades de investigación.

¿Por qué un postdoc en el extranjero?

Esta es de las primeras preguntas que me hice a mi mismo. Las respuestas usuales es «por que es bueno variar», «por que lo necesitas para tu curriculum si quieres una plaza» o «por que es una gran experiencia». Estas respuestas son parcialmente correctas, pero me gustaría decir cosas concretas en las que estar afuera me ha ayudado.

Para empezar, hacer un postdoc afuera amplía la red de colegas. Pensando a mediano y largo plazo, los colegas en ciencia son tan importantes como en otras áreas. Trabajar en equipo es una forma de diversificar el riesgo que se toma al trabajar en proyectos personales. En mi opinión debe haber un balance en ambos. Además de minimizar el riesgo, tener colegas también es importante para habilidades transversales que tiene un investigador: saber quiénes en la comunidad conocen qué temas, que te ubiquen para arbitrar artículos, que tengas más personas a quien pedir una opinión, etc.

Tener una red de colegas más grande también amplía las oportunidades de conseguir un trabajo o beca. Y no es un asunto de influyentismo, sino simplemente de flujo de información: mientras más centros y personas conoces, más estás relacionado con sus listas de distribución y con los proyectos que se ofrecen.

Los párrafos de arriba están relacionados con los beneficios académicos. Pero el hacer un postdoc en el extranjero también tiene los beneficios tradicionales de viajar: conocer nuevas culturas, nuevos idiomas, comida de otros lugares. Haciendo un postdoc en Europa hay amplias oportunidades de viajar a otros países en días de descanso.

¿En que trabaja un postdoc?

Desde mi punto de vista, los postdocs se dividen en dos tipos totalmente distintos de acuerdo a la forma en que se trabaja. Las convocatorias son usualmente claras con respecto a cuál de las siguientes categorías es la correspondiente

  • Llegar a un equipo de trabajo: En este caso, el candidato llega a un proyecto ya armado, usualmente dirigido por un jefe de investigación. Los temas ya están delineados por un plan de trabajo con ciertos temas específicos. La idea es que el candidato llega para compartir su experiencia y colaborar en los temas del proyecto desde sus habilidades.
  • Traer un plan de trabajo: Cuando es así, se le pide al candidato un plan de investigación propuesto por él mismo. El candidato en vez de llegar a un laboratorio o equipo específico, simplemente llega al departamento. La idea es que el candidato proponga un proyecto afín a los temas que se tratan en el departamento y que colabore con sus colegas.

Por supuesto, estas son categorías con fronteras grises. A veces en una posición se puede hacer un poco de ambos. Además de la parte de investigación, varias posiciones de postdoc tienen responsabilidades como docente.

En mi caso, en ambos postdocs llegué a un equipo de trabajo con temas bien definidos. En la Universidad de Ben Gurión estuve trabajando en transversales geométricas y en Sorbonne Université estoy trabajando en politopos. Mis anfitriones (los jefes de proyecto) propusieron posibles temas para investigar y de ahí fuimos construyendo sobre eso.

¿Quién le paga un postdoc?

Aquí hay varias posibilidades:

  • El postdoc consigue los fondos: El postdoc consigue los fondos para su estancia mediante alguna convocatoria de algún gobierno o agencia de investigación. Al hacer la solicitud indica su proyecto de investigación y algunas opciones de en dónde lo quiere hacer. Si obtiene le beca «se la lleva» a la universidad de su preferencia. Como ejemplo están los postdocs Marie Slodowska-Curie.
  • Un jefe de investigación consigue los fondos: En este caso, un investigador tiene un proyecto grande ya aprobado que contempla muchos gastos, entre ellos contratar postdocs. Por ejemplo, el investigador puede tener una Starting Grant del Consejo de Investigación Europea (ERC) o un proyecto aprobado por la agencia de ciencia nacional. En estos postdocs el candidato usualmente trabajará en los temas delineados en el proyecto del anfitrión.
  • Una universidad o instituto abre plazas de postdoc: Finalmente, en este caso el dinero lo pone la universidad. La universidad puede poner condiciones de áreas o grupos de trabajo. También puede hacer simplemente una convocatoria abierta y decidir dependiendo de las aplicaciones que reciba. Como ejemplo, están las posiciones en IST Austria

En mi caso, ambos postdocs que obtuve fueron de la segunda categoría.

¿Dónde busco un postdoc?

Esto depende fuertemente de la procedencia de los fondos.

  • El postdoc consigue los fondos: Los lugares para buscar uno de estos postdocs son las agencias nacionales e internacionales de investigación. Son usualmente posiciones muy competidas, por su amplio alcance. Intenta empezar con tu agencia nacional primero (en México sería el Conacyt) y luego con la agencias relacionadas con el país al que quieres ir.
  • Un jefe de investigación consigue los fondos: Estos postdocs se transmiten casi siempre de voz a voz. La mejor forma de encontrarlos es empezando con tu asesor de doctorado. La siguiente mejor forma de encontrarlos es en conferencias de tu área. En ambos casos al aplicar tendrás una referencia de cómo te enteraste de la posición y esto facilita la interacción. Finalmente, también puedes unirte a listas de distribución o buscar postdocs concretos en Google. Esto es un poco impersonal y poco práctico, pero a veces vale la pena intentarlo.
  • Una universidad o instituto abre plazas de postdoc: Para estas posiciones hay que estar al pendiente de las secciones de convocatorias de las universidades. Así mismo, estas posiciones también se transmiten de voz a voz. Intenta unirte a grupos en redes sociales que compartan esta información. Los matemáticos tenemos por ejemplo Matemáticos Mexicanos en el Mundo en Facebook. A veces también hay posiciones que se anuncian en Becarios Conacyt.

Además de las búsquedas individuales que puedes hacer, también hay varios portales dedicados a publicar plazas de postdoc.

  • Un portal relativamente nuevo, pero con muchas posiciones en todas las áreas es Academic Positions.
  • Para matemáticos, la mayoría de universidades de Estados Unidos y Canadá publican sus plazas postdoctorales en el portal MathJobs.
  • Para matemáticos, también hay un portal similar de la Sociedad Matemática Europea.

¿Cómo mejoro la posibilidad de obtener un postdoc?

La búsqueda de postdoc es, en sentido práctico, parecida a la búsqueda de un empleo formal. Para empezar, hay que cambiar el chip de que «vas a que te preparen». Esto ya no es así y las estrategias alrededor de esta filosofía muy probablemente fallen.

El postdoc más que una relación de mentoría es una relación de colaboración. Se espera que el candidato ya tenga buenas habilidades de investigación, de auto-aprendizaje y de exploración de la literatura. La idea es llevar las habilidades y aspectos técnicos que aprendiste durante el doctorado para contribuir, con colegas, en la resolución de distintos problemas.

Otra cosa importante es que no sólo el candidato tiene que mostrar que tiene potencial. También la institución o grupo de trabajo debe ser atractiva para el candidato y por eso es importante que como parte del proceso también hagas preguntas.

Con esto en mente, ahora sí paso a consejos más concretos.

  • Prepara un curriculum profesional y enfocado a la posición que vas a aplicar. Asegúrate de hacer énfasis en tus publicaciones más relevantes y de preferencia aquellas en las que muestres más independencia como investigador.
  • De ser posible, asegúrate de tener una página profesional en donde se puedan consultar más detalles de tu historia profesional. La página que tengo yo es esta: http://www.nekomath.com. Si te interesa tener una página así, ponte en contacto conmigo.
  • Asegúrate de avisar con tiempo a quienes pedirás tus cartas de recomendación. De preferencia, platica con ellos para que escriban acerca de tus habilidades de investigación y de tu capacidad de trabajar independientemente y con colegas.
  • Si se requiere un proyecto de investigación, asegúrate de explicar el estado del arte, los problemas concretos que quieres estudiar y un esbozo del camino que quieres tomar. Tiene que quedar la impresión de que sabes por dónde ir y que lo único que te falta para poder hacerlo son el tiempo, dinero y colaboración que te puede ofrecer el postdoc.
  • Si se requiere una entrevista, se profesional. Familiarízate con las ideas principales de los artículos de quienes te entrevistarán. Prepara también preguntas que tú quieres hacer acerca del grupo o lugar de trabajo: ¿tendrás un escritorio?, ¿hay otras prestaciones?, etc. Prepara una entrevista a distancia (tipo Skype) tan bien o mejor que como prepararías una entrevista en vivo.

Espero que estos tips sean de ayuda. Si tienes alguna otra duda, puedes preguntar con confianza.

Taller SEME de interacción matemáticas-industria

Esta semana participaré en la Semana de Estudios Matemáticas-Empresa en el Instituto de Matemáticas de Orsay. La idea es cool: varias organizaciones francesas vienen, presentan problemas frente a un montón de doctorantes y postdocs, y ellos proponen modelos para atenderlos. Creo que en México el CIMAT hace algo parecido.

Instituto de Matemáticas de Orsay

Esta vez viene Aeropuertos de París, el SNFC (encargada de trenes y metro) y algunas empresas. A mi me tocó Aeropuertos de París y trabajaremos en la detección de ruido aéreo. Mi plan es ver cómo se trabaja en esto para después intentar implementarlo en otros lados.

Las empresas traen algunas ideas de como resolverlos. Proponen desde cosas estándar aplicadas como series de tiempo, análisis estadísticos, optimización combinatoria, hasta cosas «de moda» como machine learning y algoritmos de IoT. Se ve que estará divertido.

Los detalles del taller se pueden encontrar en el siguiente enlace: https://www.math.u-psud.fr/seme2019/programme.php

Las plantas que necesitan fuego

Hoy les voy a contar algo que aprendí en la Olimpiada Internacional de Matemáticas que se llevó a cabo en Sudáfrica, hace ya varios años.

Resulta que allá hay una franja de vegetación que se llama fynbos. En ella hay muchas especies de plantas. Pero algunas de ellas tienen una característica especial: para que las semillas germinen tienen que ser expuestas a altas temperaturas. Esto usualmente se hace con fuego directo.

Es lindo y anti-intuitivo que a veces, para que pueda germinar una planta, se tenga que exponer a un incendio.

Pueden leer más de la convivencia fuego-plantas aquí:
https://www.britannica.com/list/5-amazing-adaptations-of-pyrophytic-plants?

Cómo no redactar La Constitución

Intro

En México recientemente tuvimos elecciones federales. Son las más importantes del país pues se eligen Presidente, Diputados y Senadores. Además, se votó por varios puestos políticos a nivel local como alcaldías y gobernaturas. Hay miles de páginas discutiendo acerca del asunto, y la intención de esta entrada no es platicar más acerca de la parte política, sino de la precisión de una de las leyes que naturalmente se discute en esta época: la permanencia de los partidos políticos.

A grandes rasgos, muchos mexicanos saben que «si suficiente gente no vota por un partido en estas elecciones, entonces ese partido desaparece». Muchas veces basta quedarse con esa idea y confiar que en las leyes esté descrito de manera precisa qué quiere decir esto. Bueno, resulta que no es así. Actualmente hay polémica de si se le quita el registro a tres o cinco partidos.

En los siguientes párrafos explicaré por qué la ley actual, tal y como está escrita, tiene un problema de ambigüedad. Pero antes de ver exactamente lo que dice la ley, daré un par de ejemplos introductorios

La diferencia entre un mal y un terrible equipo de fútbol

En general las oraciones que usamos tienen una única interpretación lógica, o una que es más natural. Si digo «corro todas las mañanas», quiere decir que sin excepción salgo a correr todas y cada una de las mañanas. Si digo «algunos días no duermo bien», quiere decir que por lo menos hay un día en el que no duermo bien.

Sin embargo, hay algunas oraciones para las cuales no hay una forma única o convenida de interpretarlas de manera lógica. Tomemos como ejemplo:

«Mi equipo en el mundial no metió goles en alguno de sus partidos»

¿Puedes ver las dos formas de interpretarla?

Esta oración se puede entender de dos maneras: como que el equipo nunca metió goles, o como que hubo un partido en el que el equipo no metió goles. Para que sean más claras ambas interpretaciones, notemos que podemos agrupar la oración así:

«Mi equipo en el mundial no [metió goles en alguno de sus partidos]»

En este caso el «no» afecta a la cláusula «[metió goles…]», y entonces se concluye que el equipo nunca metió goles. La otra agrupación posible es:

«Mi equipo en el mundial [no metió goles] en alguno de sus partidos»

Aquí «en alguno» se vuelve un cuantificador que aplica a la cláusula anterior. Dicho de otra forma, se entiende «En alguno de los partidos, mi equipo no metió goles».

Desde el punto de vista matemático, el problema con la oración es que se puso un cuantificador al final, y entonces no es obvio si la negación afecta al cuantificador, o si el cuantificador afecta a la negación.

Hay que aclarar que esto no es un error lógico, o una paradoja, o un misterio de las matemáticas. La explicación es más sencilla: antes de poder analizar una oración de manera lógica, hay que traducirla del «idioma humano» al «idioma lógico». Esta traducción es la que no siempre es perfecta. Ya que la traducción está hecha, entonces en el mundo lógico ya se puede estudiar (ahora sí sin ambigüedades) si la oración es cierta, si implica otras oraciones, etc.

Si queremos ser totalmente claros en a lo que nos referimos, la solución es muy fácil. En vez de escribir la oración como arriba, podemos decir «En todos los partidos mi equipo no metió gol», o bien «Hubo un partido en el que mi equipo no metió gol», dependiendo de lo que queramos decir.

El profesor y el estudiante que no quiere reprobar

No estaría dedicándole toda una entrada a este fenómeno si no hubiera más al respecto. Aunque de lejos parece una simple curiosidad lingüística-matemática, hay ámbitos en los que es importante dejar muy claras las cosas. Como en reglas que se ponen. Para experimentar si esto sería un verdadero problema, puse el siguiente dilema en el grupo de Matemáticos en FB, un grupo que pensé que me daría una buena idea de si la oración era realmente ambigua, o si sólo estaba exagerando en mis formas de ver una oración.

A ver, duda de la vida real. Imagínense que una regla para reprobar a un alumno es:

«El alumno reprueba si (y sólo si) no obtiene al menos 6 puntos en alguno de los problemas»

Y que el alumno obtuvo las siguientes calificaciones:

Problema 1: 4 puntos
Problema 2: 7 puntos
Problema 3: 10 puntos

La regla es ambigua, pero de acuerdo a tu interpretación, ¿el alumno:

A. pasa, por que en el P2 y P3 se rifó, o

B. reprueba, por que en al menos el P1 la regó?

¿Tú qué piensas?

Los resultados: Se creó un caos total. Bueno, más o menos. Salió gente a defender una u otra de las interpretaciones de manera lógica. En cierto sentido, todos estaban formalmente bien. Pero sólo después de que personalmente, sin darse cuenta, habían elegido una de las interpretaciones de «no obtiene al menos 6 puntos en alguno de los problemas». La oración está bajo el mismo fenómeno que platicamos antes. Se puede leer como:

No (obtiene al menos 6 puntos en alguno de los problemas),

en cuyo caso el alumno pasa o como

(No obtiene al menos 6 puntos) en alguno de los problemas,

en cuyo caso el alumno reprueba, pues en P1 no obtuvo los puntos que necesitaba.

Me parece que no agregaré mucho más al respecto de esa discusión, pues es más provechoso leerla por uno mismo. Este es el enlace: Link a discusión en Matemáticos. Después de leer los comentarios, pensé como el Chapulín Colorado: «la confusión está clarísima».

Y La Constitución,  ¿qué?

El dilema del grupo de Matemáticos parece haber salido de un reglamento chafa de un profesor descuidado. Pues no. Regresemos al tema de la introducción. Todo este rollo lo empecé a pensar pues resulta que la mismísima Constitución Mexicana comete el error de ambiguëdad que ya platicamos. Del Artículo 41:

El partido político nacional que no obtenga, al menos, el tres por ciento del total de la votación válida emitida en cualquiera de las elecciones que se celebren para la renovación del Poder Ejecutivo o de las Cámaras del Congreso de la Unión, le será cancelado el registro

¡Está fatal! La diferencia entre ambas interpretaciones de ley para el caso concreto de estas elecciones es que en una se le quita el registro a cinco partidos, mientras que en la otra se le quita a sólo dos. Es una diferencia de financiamiento y de dinámica política enorme.

Ahora, me podrían decir: «Vale, vale, Leo. Pero La Constitución está sólo para indicar la ley en espíritu, y luego esto se arregla con la redacción de leyes prácticas». Nop. Citando a la Ley General de Partidos Políticos, Artículo 94:

Son causa de pérdida de registro de un partído político: (…) No obtener en la elección ordinaria inmediata anterior, por lo menos el tres por ciento de la votación válida emitida en alguna de las elecciones para diputados, senadores o Presidente

Same thing. Una joya de nuestros legisladores.

Cabe aclarar que probablemente, quien tiene la palabra final en esto, es el INE. Lo supongo pues en muchas ocasiones son ellos quienes tienen el derecho de interpretación en caso de ambigüedad. Lo que dice el INE es que hay que tomar la versión «buena ondita» para los partidos, osea, que basta con que obtengan 3% en alguna de las elecciones.

Por otro lado, como preferencia personal, me gusta más imaginar un mundo en el que los partídos políticos, para ganarse su registro, tengan que esforzarse tanto en el ámbito ejecutivo como en el legislativo. Es decir, me gustaría que se tomara la interpretación estricta de la regla en la que, para este año, cinco de los partidos perdieran su registro.

¿Y entonces?

Bueno, la ambigüedad ahí está. La verdad, no se cómo sea la legalidad del asunto, y si la interpretación actual del INE (o interpretaciones pasadas) sienta precedente de cómo se hacen las cosas. Lo preocupante es que el precedente no se deje fijo, que permanezca la ambigüedad, y que el INE, en cada edición, interprete la Ley General de Partídos Políticos a conveniencia.

En caso de que no se siente precedente, la solución es facilísima. Basta elegir cuál es la interpretación correcta, y escribirla de manera clara. Esto nos ahorrará muchas discusiones bizantinas en seis años.

Más detalles de la Olimpiada Internacional de Matemáticas

Introducción

En otras ocasiones en el blog ya he platicado de la Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés). Una vez platiqué de la participación de México en la edición número 53 de la competencia. En otra ocasión lo mencioné como parte de un breve ensayo acerca del valor de las matemáticas. Desde hace tiempo había querido escribir más a detalle acerca de lo que pasa en cada edición. Resulta que lo acabé haciendo sin querer.

Inicialmente esta iba a ser una entrada de blog acerca de mi experiencia como coordinador en la IMO 2017, pero me di cuenta de que para que las cosas tuvieran sentido primero tendría que escribir más acerca del formato de la competencia. Comencé escribiendo una introducción para esa entrada pero, por su longitud y algunas tangentes que tuve que tomar, decidí que sería mejor convertirla en una entrada por sí misma. Sigue leyendo