Algunos puntos sobre plagio y la tesis de moda

Habiendo escrito un par de tesis y revisado otra, con el trabajo que ello conlleva, creo poder decir un par de cosas acerca del tema de plagio que se discute actualmente. Sé que entre los varios defectos que tiene “el susodicho” este asunto parece “pequeño” en comparación. Pero síganme la corriente un rato, y si al terminar de leer están en desacuerdo con algún punto, me encantaría saberlo en los comentarios (aquí o en el Facebook) para ver otros puntos de vista.

 Sobre el acto en sí

1. La tesis, en la versión presentada, cumple prácticamente todas las definiciones actuales de plagio académico: hay (mucho) material que el autor no deja claro si es suyo o no.

2. Si la falta de comillas es un error de estilo es un asunto aparte. Así mismo, el porcentaje de material externo también es asunto aparte. Es decir, pueden pasar estas dos cosas y _también_ estar en el punto 1.

3. El plagio es algo indeseable: hace daño al que lo realiza (pues no está desarrollando las habilidades que podría), engaña al revisor (pues lo hace creer que el trabajo realizado fue hecho por el escritor), pone en desventaja a los compañeros del escritor (pues establece estándares irreales de lo que se espera de ellos), y fastidia al escritor original (pues no está obteniendo reconocimiento por su ideas).

4. Más aún el plagio causa un círculo vicioso: al no realizar el trabajo correspondiente, entonces no se aprende a valorar dicho trabajo, no se entienden las razones en el punto 3. y entonces vuelve a poner a la persona en una actitud de “ni que fuera tan grave”.

5. En particular, un acto de plagio habla muy pobremente de la persona que lo realiza. Retomando el punto 3. : no desarrolló las habilidades que se esperaban de él, es deceptivo, no reconoce el verdadero trabajo de otros.

Sobre la revisión de la tesis

6. En varias instituciones el plagio se penaliza desde la educación básica. Comienza a ser grave en el nivel medio superior. Las sanciones van desde tomar cursos antiplagio, hasta perder totalmente los créditos de una materia. A nivel superior ya se espera que el estudiante haya entendido esto. Por esta razón, las sanciones aumentan. He escuchado de casos que llevan a la expulsión definitiva.

7. De esta forma, ya estando en el nivel de realizar una tesis, la responsabilidad de evitar plagio cae en el escritor. Si el revisor detecta algo raro, por supuesto que tiene que hacerlo notar. Incluso si tiene una ligera sospecha, tiene que investigar. Pero en general, el revisor (supervisor de tesis, árbitro, sinodal, institución que otrorga un grado, etc) trabaja bajo la hipótesis de que el autor presenta el trabajo en buena fe.

8. Esta última suposición puede llevar al revisor a cometer un error. Si se detecta a posteriori que hubo un caso de plagio, entonces ahora sí el revisor debe retirar la aprobación dada previamente, o si no se vuelve cómplice del acto.

Sobre la presentación de la noticia

9. Bajo otros contextos, la forma de presentar la noticia no hubiera sido mala. En vista de los puntos 3. y 5. el acto sí correspondía con la expectativa que se generó. Los casos de plagio presentados en medios de comunicación (como ya se ha mencionado mucho), han tenido algún impacto importante: destitución de mandatarios, retiro de grados, etc.

10. Desafortunadamente, bajo el contexto actual, se sintió que la noticia no cumplió con las expectativas que se tenían de ella. Por un lado, tenemos males mayores. Por otro lado, la cultura mexicana es más laxa con respecto al plagio. En vista de esto parece que el acto “no está tan mal”. ¡Pero sí lo está!


Conclusión

Quizás en vez de pensar que este asunto “no es grave comparado con todo lo demás”, convenga pensarlo como “esto es grave, y lo demás es peor, así que está peor de lo que pensaba”. Pero no por esto nos tenemos que quedar paralizados. La  pregunta natural es ¿qué procede?

Bueno, por un lado tenemos a las partes directamente involucradas. Para el escritor, este asunto se suma a la larga lista de asuntos por los cuales tiene que responder. También se tiene a las partes revisoras cuyo prestigio todavía está sobre la mesa: sinodales, el director de la facultad, la institución. A ellos, por supuesto, les corresponde proceder con profesionalismo y tomar cartas en el asunto. Si es que no es mucho pedir.

Y por otro lado está lo que cada uno puede hacer para que nuestra cultura ya no sea tan laxa con el plagio. Poco a poco y sin prejuicios de nadie a nadie. Sin dejar de ayudar. Como revisor, actuar como guía y aplicar sanciones si la situación escala. Como escritor, cambiar los “pásame la tarea” por “explícame la tarea”. Cambiar el “copy-paste” por el “leer-parafrasear-citar”. Sí es un poco más difícil, ¡pero también mucho más interesante!

Un pensamiento en “Algunos puntos sobre plagio y la tesis de moda

  1. Tere g

    Muy interesante… Estoy totalmente de acuerdo. Y también creo que así como todo lo bueno se aprende desde una muy temprana edad, los padres deben dejar de hacer la tarea de sus hijos desde preescolar, ya que desde pequeños aprenden a no esforzar su intelecto y avanzar con las ideas de los demás…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *